/ social

La libertad de expresión mal entendida puede no ser expresión de libertad (2ªParte )

Josep Miquel Arenas "Valtonyc"
El reciente caso del rapero Valtonyc, cuya sentencia a tres años y medio de prisión por apología del terrorismo y delitos de odio fue ratificada por el Tribunal Supremo, ha sido objeto de reivindicaciones difícilmente explicables. La duración de su condena es una decisión judicial cuyo criterio ni debo ni oso valorar como lego en la materia, algo que no todos hacen habitualmente. Pero de que su conducta era merecedora de sanción no debería cabernos la menor duda.
Para argumentar el razonamiento citaremos solo algunos de los muchos textos que este "genio del arte" ha divulgado:

"Un pistoletazo en la frente de tu jefe está justificado o siempre queda esperar a que le secuestre algún GRAPO"
"O que explote un bus del PP con nitroglicerina cargada".
"Sofía en una moneda pero fusilada"
"Puta policía, puta monarquía" "A ver si ETA pone una bomba y explota"
"... socialicemos los medios de producción a tiros y a la mierda los votos".
"... pierdo los papeles y en cuarteles grito GORA ETA"
"El Rey tiene una cita en la plaza del pueblo, una soga al cuello y que le caiga el peso de la ley"
"... que la Infanta Elena pida disculpas, (puta), por ser analfabeta y no ir a estudiar a Cuba"
"Que a Otegui se le tilde como un terrorista, pero quienes lo son estén en el parlamento haciendo política"
"A mí me toca la polla, toda la AVT, no tienen empatía con los que no pueden llegar a fin de mes"

No se entiende qué razones mueven a los que pierden el tiempo leyendo a Espronceda, Bécquer, Lorca, Alberti, García Márquez o Isabel Allende entre muchos, teniendo al alcance de la mano a este insigne poeta del pueblo.
¿Quién se atreve a llamar arte a los repugnantes ripios de este indeseable? ¿No están estos vómitos tipificados como delitos de odio y enaltecimiento del terrorismo en nuestro Código Penal? ¿Consiste en eso la libertad de expresión?
Pero claro, viendo quienes apoyan a este delincuente se comprenden muchas cosas y sobran comentarios; como ejemplo citaremos tan solo algunos de los insignes y preclaros próceres patrios de la política hispana que le aplauden:
1. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona compuesto por miembros -y miembras- de BC Comú (Ada Colau), ERC, CUP y ¡sorpresa! el PSC, entre todos los cuales organizaron una manifestación de apoyo al "literato" mallorquín para protestar por "la deriva autoritaria del estado"
2. La huida Ana Gabriel, desde Suiza claro.
3. David Abril y Alberto Jarabo de MES per Mallorca, donde varios Ayuntamientos del mismo jaez han organizado sus propias manifestaciones.
4. Pablo Iglesias, que lamentó la condena en el Congreso.
5. Pablo Echenique, quien calificó la condena de vergüenza.
6. Alberto Cubero, concejal de Zaragoza en Común: "los jueces son terroristas...encarcelan raperos por decir la verdad"

Imaginemos a alguien jugando con las palabras para insultar a cualquiera de estos, o a políticos republicanos de izquierda o a cualesquiera populistas como ellos y les amenazase con bombas y metralletas. Que cada cual piense lo que le parezca.

El caso Cassandra
Por último, uno de los casos más ignominiosos de "libertad de expresión" mal entendida fue el de Cassandra Vera, la chica transexual condenada a un año de prisión y siete meses de inhabilitación por hechos similares a los antes descritos y a los que, por lo tanto, no merece la pena dedicar ningún tiempo.
Pues aunque pueda parecer extraño hay que defenderla, y defenderla sobre todo de los depredadores que la han utilizado para sus espurios fines que ya sabemos cuáles son.
Tengo la cuasi seguridad de que esta joven de 21 años -puede que ella no sea consciente- ha debido sufrir mucho debido a su condición, o porque se ha sentido señalada o porque ella misma ha temido serlo. Y es muy posible que ese sentimiento haya generado en ella un despecho y un rencor que se tradujera en odio a una sociedad injusta e intolerante y que explosionase escribiendo vergonzantes tuits; sin justificar esto último, me gustaría mostrarle toda mi solidaridad.
La justicia que en España es incapaz de condenar con el rigor adecuado a cualquier joven, incluso asesinos múltiples, si le falta un solo día para cumplir los dieciocho años por ser menor de edad, no fue capaz de comprender que para esta muchacha quizás hubiera sido mucho más adecuado y eficaz someterla a análisis sicológicos apropiados y que unos meses de trabajos sociales y la obligación de someterse a estudios o tratamientos siquiátricos y de reeducación adecuados, hubieran sido mucho más eficaces al objeto de lograr su reinserción, algo de lo que tanto se habla y jamás se cumple.
Tampoco merece la pena citar a los antedichos depredadores, que aprovechando que su Pisuerga pasa por Cuba y Venezuela han querido, una vez más, sacar rédito político de las miserias humanas para una vez utilizada para sus fines olvidarla sin más ¡Vade retro!

Final
Estos son solo algunos ejemplos de hispánica alienación. Si alguien leyese estas cosas sin haber estado nunca en España y me creyese, a buen seguro que pensaría que este es un país de locos que no tiene solución. Pues no. Recordemos otra vez las palabras de Bismarck para decir muy alto que este es el país más fuerte del mundo y, añado, a pesar de tanto indigente ideológico y por difícil que parezca, un lugar maravilloso donde es fantástico vivir, lleno de gentes extraordinarias porque los mamarrachos, por muchos que sean, están y estarán siempre en minoría.Que pierdan toda esperanza.

Nota: Acabo de conocer la recientísima noticia de hoy mismo: el Tribunal Supremo ha decidido finalmente absolver a Cassandra Vera. Algo es algo.